POSTRES

Bizcocho para tartas

Como aficionada a la cocina, y especialmente a la repostería, una de las cosas que más me ha costado es el perfecto bizcocho como base para tartas. Casi todas las recetas que encontraba usaban la del bizcocho genovés, pero no me gustaba porque quedaba muy seco y a la hora de montar la tarta me veía obligada a añadir almíbar para empaparlo, lo que dejaba un dulzor excesivo. Pero la receta del bizcocho genovés es perfecta para elaborar planchas de bizcocho que servirán luego como base para brazos tanto dulces como salados. Pero esto lo comentaré en otro post.
Así que de tanto probar y probar en mi cocina, la casualidad me ha llevado a reinventar una receta perfecta, con la que logro un bizcocho esponjoso, suave y jugoso, ideal para cualquiera de las tartas que puedas imaginar.

Ingredientes:

  • 2 huevos grandes
  • 300 gr de harina de repostería
  • 300 gr de azúcar
  • 120 ml de leche entera
  • 120 ml de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de bicarbonato

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180°

Con la leche separada en un cuenco le incorporamos las dos cucharadas de zumo de limón y lo dejamos aparte mientras hacemos el resto de la mezcla. Con la ayuda de una batidora batimos los huevos hasta que hagan espuma, después añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que la mezcla aparezca con un color blanquecino. Añadimos el aceite y el extracto de vainilla, volvemos a mezclar bien hasta que todos los ingredientes estén integrados. Con ayuda de un colador tamizamos la harina y la incorporamos a la mezcla evitando que salgan grumos.

Ahora es el turno de la leche a la que se le habrán ha formado unos grumitos, lo echamos a la mezcla y batimos bien. Después incorporaremos el bicarbonato que previamente le hemos añadido las 2 cucharadas de vinagre (se forma una espumita). Ponemos en dos o tres moldes de 18cm untados con mantequilla o espray de hornear y lo metemos en el horno a 180 grados durante unos 30 minutos.

Consejo: los bizcochos para tartas deben hacerse el día anterior, así que una vez fría, debes envolverlo en papel film y guardarlo en el frigorífico hasta su uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *