PAN Y MASAS

Pan de Espelta con semillas

Este pan de Espelta es de los más contundentes que hago, me refiero a su poder saciarte, una rebanada puede equivaler a dos de un pan de molde. El harina que uso es integral, y su amasado es de los más sencillos, no precisa de robot de cocina ni de grandes conocimientos panaderos.

Gracias a Enharinado por compartir su receta. En ella me inspiré, con muy pocas variantes, es la que uso y la que comparto también con ustedes.

Ingredientes

  • 1 kg de harina de espelta integral
  • 900 gr de agua
  • 200 gr. de Kefir o yogur griego natural sin azúcar
  • 40 gr de miel de abejas
  • 2 gr de masa madre natural
  • 200 g. de semillas varias (yo uso lino, chía, girasol, sésamo, amapola)
  • 7,5 gr de levadura fresca de panadería
  • 26 gr de sal fina

Procedimiento
EL día anterior (unas doce horas antes) En un bol bastante grande mezclamos todos los ingredientes a excepción de la sal y la levadura  (la usaremos muuuuucho más tarde 🙂 ) será necesario que uses tus manos o una respuesta, para manejar bien la masa, porque recuerda que pesará más de 2Kg. En el mismo bol, dejamos la masa reposar a temperatura ambiente, bien tapada cono papel film transparente o con una bolsa. Yo suelo poner el bol dentro del horno (apagado por supuesto) toda la noche.

A la mañana siguiente, o pasadas las 12 horas, añadimos la sal y la levadura a la masa y mezclamos bien, para evitar que se queden bolitas de sal o levadura, hay que trabajar la masa con mucho mimo, es fundamental para que todo quede bien integrado. la masa obtenida debe fermentar nuevamente a temperatura ambiente durante al menos 1 hora.

Debemos disponer de dos moldes rectangulares de unos 25*11 cms (como los que usé para mi receta del pan de molde con masa madre) Preparamos y cubrimos los moldes con papel de hornear. Dividimos la masa en dos partes iguales y la introducimos con sumo cuidando.

Tapamos los moldes con un paño de cocina o una tela de lino, y dejamos reposar hasta que suba casi el doble: sobre 1 hora y media de reposo aproximadamente.

Pasado este tiempo precalentamos el horno a 220º arriba y abajo, sin aire y ponemos un recipiente con agua en el fondo el horno, ya que éste nos permitirá que haya vapor mientras horneamos nuestro pan.
Metemos los panes en el horno, ly horneamos con vapor durante los primeros 15 minutos, luego sacamos el recipiente de agua del horno y dejamos que siga horneando los panes durante 45 minutos más (el tiempo de cocción dependerá de cada horno). Si ves que tu pan se dora demasiado por arriba, ponlo en la rejilla inferior del horno (a mí me pasa). Pasado los 45 minutos, sacamos los panes del horno y los desmoldamos inmediatamente, y los volvemos a meter en el horno durante al menos 10 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Consejo: poner semillitas por encima de cada pan antes de hornearlos, son ideales con mermelada, quesos, o cualquier otro tipo de acompañamiento dulce o salado. Buen apetito 😉